Artículos, En medios

Bocadillos saludables

Bocadillos saludables

¿Es saludable comer bocadillos?

A raíz de la colaboración en un artículo de Trinitat Gilbert en el Diari Ara, donde me preguntaba mi opinión sobre los bocadillos, me ha parecido interesante hacer una reflexión sobre el tema.

Una nueva tendencia gastronómica eleva los tradicionales bocadillos a platos gourmet.

Varios chefs y restaurantes top del país se han puesto las pilas, para elaborar los mejores bocadillos.


Muchas veces se asocia bocadillo a un trozo de pan industrial o baguete sintética, mal untada con tomate de invernadero y con algún tipo de embutido grasiento, o carne.

En el mejor de los casos te puedes encontrar con algún “bocadillo vegetal”, que de vegetal solo tiene un poco de lechuga vieja de bolsa. El resto del bocadillo supuestamente vegetal esta hecho de atún o salmón de piscifactoría, con mayonesa industrial, y acompañado con huevo duro. Incluso he llegado a ver el concepto de bocadillo vegetal con jamón y queso.

Sin embargo un bocadillo puede ser un plato delicioso e incluso saludable, si se combinan bien los ingredientes y se utilizan productos frescos de buena calidad.

En primer lugar utilizar un pan de buena calidad, elaborado con masa madre, harinas frescas, y respetando los procesos tradicionales de larga fermentación. Por suerte cada día hay más obradores donde se vuelve a trabajar bien el pan.

En segundo lugar, buscar alternativas a la proteína animal (quesos, embutidos, carne…). Y aquí es donde podemos jugar con deliciosos patés vegetales, como el humus de garbanzos, un paté de aguacate, de zanahoria, o de remolacha.

En tercer lugar añadir vegetales frescos variados. No obstante, llegados a este punto, si queremos convertir éste bocadillo vegetal, en el top de los bocadillos saludables, podemos combinar diferentes sabores, que nos ayudaran a estimular diferentes órganos y por consiguiente mejorar nuestra salud y digestión. El picante suave de unos rabanitos, o de nabo rallado. El amargo de una rúcula o una endibia. El toque salado de unas aceitunas o de un poco de chucrut que nos aporta una mezcla de sabor ácido y salado además de probióticos para mejorar nuestra digestión.

Finalmente todavía podríamos decorar con unos frutos secos o semillas que le dieran un toque crujiente o confeccionar una salsa con un poco de tahini por ejemplo.

Que os parece?  tenemos opciones?

Mi bocadillo favorito…

Tostada con queso de tempeh, aguacate, chucrut, rúcula, y una salsa de tahini con miso.

Finalmente, recoradad que un bocadillo debe de ser una comida puntual o un desayuno o merienda, siempre teniendo en cuenta cuales son nuestras necesidades, y que nunca debe de sustituir la base de nuestra alimentación diaria, donde hay que utilizar más variedad de alimentos frescos y cocciones, así como un cereal de grano entero (arroz, mijo…) que siempre nos aportará un combustible de mejor calidad que el pan.